• Francisco González Ramos

Las competencias digitales esenciales para el empleo y la inclusión social

¿Las competencias digitales son importantes? Vivimos en un mundo donde el 95% de la población tiene una cobertura de red móvil de, al menos, 2G. No obstante, existen grandes desigualdades como consecuencia de la falta de competencias digitales. Esto ocurre tanto en los países en vías de desarrollo como en los países desarrollados.




¿Qué abarcan las competencias digitales?


Las competencias digitales se definen como un espectro de competencias que facilitan el uso de los dispositivos digitales, las aplicaciones de la comunicación y las redes para acceder a la información y llevar a cabo una mejor gestión de éstas.

Estas competencias permiten crear e intercambiar contenidos digitales, comunicar y colaborar, así como dar solución a los problemas con miras al alcanzar un desarrollo eficaz y creativo en la vida, el trabajo y las actividades sociales en general. Son parte esencial de la nueva gama de competencias en alfabetización durante la era digital.

Las competencias digitales, antes “opcionales”, se han convertido en “esenciales”, como la capacidad de comunicarse eficazmente en línea y fuera de ésta.

Las tecnologías digitales se utilizan en todo tipo de puestos de trabajo, también en sectores económicos tradicionalmente no relacionadas con la digitalización, como por ejemplo, la agricultura, la salud, la formación profesional y la construcción.


Estas competencias están vinculadas con un potencial de remuneración superior y los expertos han vaticinado un incremento del número de empleos reservados para quienes posean competencias digitales avanzadas.



En la Unión Europea, el 93% de los lugares de trabajo utilizan la tecnología con ordenadores de sobremesa, uso de banda ancha del 94% para acceder a Internet, el 75% utiliza ordenadores portátiles y el 63% de otros dispositivos portátiles.

No sólo existirán nuevos empleos disponibles, sino que muchos de los empleos quedarán efectivamente vacantes, lo que significa que la oferta de capacidades digitales representa una parte de la solución a las cuestiones relativas al desempleo.


Combatir las desigualdades y la brecha de género

En el ámbito de las competencias digitales, tanto en los países en vías de desarrollo como en los países desarrollados, existen grandes desigualdades basadas en fracturas tales como el estatus socioeconómico, la raza, el género y la formación escolar.

En este ámbito, la brecha de género es clara, el porcentaje de mujeres que utilizan internet es un 12% inferior que el de los hombres, y la brecha entre géneros, se ha ampliado entre 2013 y 2017.

Los progresos tecnológicos pueden acentuar las disparidades entre las personas que poseen competencias digitales y las que carecen de éstas.

Por consiguiente, es urgente encontrar respuestas globales e integrales. Reducir la brecha digital, centrándose en particular en las categorías profesionales que no poseen las habilidades digitales y se encuentran en riesgo de exclusión, no sólo en el mercado laboral, sino también en la vida diaria.Garantizar que todos posean las competencias digitales requeridas contribuye a que tengan la posibilidad de recibir una educación inclusiva y equitativa, así como un aprendizaje a lo largo de toda la vida.

12 vistas

Tel. 914310889 WhatsApp 638 244 598

Calle Ayala 118 L10, 28006 MADRID

  • LinkedIn - Círculo Negro