• Maria Isabel Sarrasí Alia

San Jorge, Sant Jordi o San Chorche

Mismo Santo, distintas celebraciones



El día de San Jorge, Sant Jordi en catalán, o San Chorche como se le conoce en Aragón,… se celebra el 23 de abril, en recuerdo del día en que murió. San Jorge es el patrón de muchos países: Inglaterra, Portugal, Georgia, Etiopía, Bulgaria… y en España es importante porque San Jorge es el patrón de Aragón y Cataluña.


En Cataluña

Rosas y libros cubren las calles de todos los pueblos y ciudades de Cataluña para celebrar el día de su patrón. La fiesta se origina en la leyenda de san Jorge, el dragón y la princesa.

Según la leyenda, un dragón asolaba los alrededores de un pueblo (Montblanc, en la adaptación catalana) hasta que sus habitantes decidieron darle una persona cada día, escogida por sorteo, y evitar así otros destrozos. Un día le tocó a la hija del rey y, cuando el dragón se disponía a devorarla, apareció un caballero, san Jorge, que mató a la bestia. De la sangre del monstruo surgió un rosal del que el caballero tomó una rosa que regaló a la princesa.

San Jorge es el patrón de Cataluña, por lo que en este día también se reivindican la cultura y la identidad catalanas. En las calles de las ciudades, las editoriales y las librerías montan paradas de libros alternadas con las de vendedores de rosas, y muchos escritores se prestan a firmar sus obras.


Aragón

San Jorge (San Chorche en aragonés), es el patrón de la Comunidad de Aragón, cuya festividad se celebra el día 23 de abril como Día de Aragón. Cuenta la leyenda que siendo rey de Aragón Pedro I y siguiendo los deseos de su padre Sancho I de Aragón de conquistar Huesca en el año 1096, Pedro I inició la conquista de esta ciudad que se encontraba en manos del monarca de la Taifa de Zaragoza, la lucha fue muy dura y complicada las milicias cristianas confiaban plenamente en Dios para salir victoriosos de aquella horrible batalla.


Dios envió al sacrificado San Jorge, que descendió del cielo a caballo, portando con él una cruz granate. los milicianos tras ver la señal de Dios regresaron al campo de batalla con más energía que nunca. Los musulmanes no se creían lo que estaba pasando y fueron derrotados, abandonando el lugar rápidamente. Tras medio año de acorralamiento, Pedro I entró en Huesca.


Para celebrar tal victoria se utilizó la cruz de San Jorge en las insignias de Huesca y de todo Aragón haciendo honor a su santo que les había salvado. todavía se puede ver la cruz en el escudo de Aragón.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo